Apple aumenta su inversión en investigación y desarrollo, grandes proyectos están por llegar


Apple no parece dispuesta a levantar el pie del acelerador. Hace apenas seis meses comprobábamos cómo la compañía había duplicado en tan solo dos años su inversión en Investigación y Desarrollo pero desde entonces, la cosa tan solo ha ido a más. Si en el último trimestre fiscal de 2014 Apple dedicaba 1686 millones de dólares a este fin y el primer trimestre de 2015 aumentaban la apuesta hasta los 1895 millones, ahora, la cifra para el segundo trimestre del año en curso es de 1918 millones.

Es decir, que durante los seis últimos meses la compañía de la manzana ha invertido más de 3800 millones de dólares en Investigación y Desarrollo, una cifra muy respetable si tenemos en cuenta su reducido catálogo de productos, capaz de desplegarse sin problemas sobre una simple mesa. Sirva como contrate también, los 700 millones anuales de media con los que Apple insufló vida al iPhone, el producto con el que más que redefinir toda una industria, los chicos de Cupertino cambiaron radicalmente nuestra relación con la tecnología.

Analizando a fondo todos estos datos llegamos hasta la gráfica de arriba, el incremento anual de la inversión que Apple ha realizado en I+D desde 2005 hasta la actualidad, una métrica muy útil para visualizar crecimientos difíciles de explicar por las operaciones normales de una compañía. Como veis, los picos coinciden con el desarrollo previo al lanzamiento de productos como el iPhone, el iPad y más recientemente el Apple Watch, planteando una incógnita tan grande como ese monte Everest al final de la gráfica.

Apple I+D

Desconocemos si este nuevo pico se manifestará con la entrada en un nuevo sector, quizás el rumoreado coche de Apple, o si más bien señala un redoble de esfuerzos en el desarrollo interno de nuevas tecnologías en áreas como el diseño de procesadores o baterías para mejorar las lineas actuales de producto. Lo que sí resulta claro, es que lejos de dormirse en los laureles la manzana sigue aportando fuerte por sorprendernos en el futuro.

Aclarar también que los gastos fruto de la construcción de nuevas instalaciones, incluso aquellas dirigidas a los nuevos centros de investigación en Yokohama (Japón), Shanghai (China), Cambridge (Reino Unido), Haifa y Herzlyia (Israel), este último ya ampliado para disponer de aún más espacio, no se contabilizan dentro de la cuenta de Investigación y Desarrollo.

Nos encontramos cada vez más cerca de alcanzar los 10.000 millones de dólares anuales dedicados única y exclusivamente al siguiente gran paso. Sea un nuevo y revolucionario iPhone o el primer coche eléctrico del que veremos unboxings, lo cierto es que me muero de ganas por descubrirlo.







Vía: Applesfera 

Previous Tesla dice que sería positivo que Apple desarrolle un Apple Car para el mercado de vehículos eléctricos 
Next El Force Touch del Apple Watch como futura base de las interacciones según Stuart Frisby