Apple y la escasez como estrategia de marketing


Durante las primeras 24 horas en que la reservas del iPhone 6 y 6 Plus estuvieron abiertas cuatro millones de usuarios permitieron poder afirmar que Apple batía un récord. Días después, los diez millones de ventas producidos durante el primer fin de semana en que los nuevos dispositivos estaban disponibles en las tiendas dieron pie a hablar de un nuevo récord. Filas “kilométricas” (casi 2000 personas a las puertas de la Apple Store Store de Nueva York). Una semana después la imagen, ya habitual en cada nuevo lanzamiento de Apple, se repetía en una veintena de países. La pregunta ante todo ésto siembre planea en el ambiente: números al margen ¿a qué se debe el tremendo interés que despierta la manzana mordida y, sobre todo, lo rápido en que se agota el iPhone cada año se debe exclusivamente al cada vez mayor interés de los usuarios o éste se ve alimentado por una “escasez premeditada”?

La escasez como estrategia de marketing

Apple es uno de los reyes indiscutibles del marketing. Un último ejemplo lo encontramos con esa decisión de eliminar el iPhone de 32 GB pero un ejemplo habitual es cada vez que se produce el lanzamiento de un nuevo producto de la compañía de Cupertino, especialmente un nuevo iPhone: las Apple Store se rodean de largas colas a la espera de poder adquirir el producto al margen de sus características y/o precio.

A qué se debe este comportamiento es la pregunta que el psiquiatra Daniel Bober trata de responder en la CNBC:

Apple ha creado esta psicología de la escasez donde la demanda supera a la oferta y como resultado de ello la gente se siente desesperada para tener en sus manos el producto, afirma.

Así, Apple habría creado un fenómeno pop ( de “popular”) cultural que tiene poco que ver con el producto y mucho más que ver con el nombre. Además, añade el psquiatra, hace a la gente sentirse “a la moda”.

IMG_3971.JPG

Siguiendo esta pauta, a las pocas horas de abrirse las reservas o de ponerse a la venta el producto de la manzana en cuestión éste ya escasea y en la web sus plazos de envío comienzan a mostrar retrasos que incrementa la ansiedad de aquellos que deseaban tenerlo ya, y no lo tienen.

Sin embargo, Bober también señala que este fenómeno también supone una experiencia social positiva pues “hay un reforzamiento colectivo, ya que aunque esperas largas colas, estás junto a otra gente que va a comprar también el iPhone. Eso les hace sentir que pertenecen y que son parte de la multitud”, concluye.

Via: applelizados

Previous Gameloft lanza "Asphalt Overdrive" para iOS
Next Apple retira "Launcher" de la App Store bajo la acusación de "abuso de widget"