El Apple TV y lo que podríamos ver en la próxima generación de este dispositivo este mismo año


Nunca podemos fiarnos al cien por cien de los rumores que circulan, pero dependiendo de las fuentes y de la insistencia con la que aparecen sí que podemos darles cierto apoyo. Es el caso del AppleTV: parece bastante probable que veremos una nueva generación de este “hobby” en la WWDC 2015.

Porque sí, Steve Jobs lo calificó de hobbycuando lo mostró por primera vez y durante sus primeros años, y aunque Tim Cook se lo haya tomado como algo más serio no parece que haya apuestas demasiado fuertes como para que lo veamos con otros ojos. Pero mientras esperamos a que eso se cumpla, repasemos la evolución del AppleTV a lo largo de toda su vida. Muchos lo ven como una simple caja negra que no ha cambiado, pero en realidad ha habido ciertos pasos. Tímidos, pero ciertos al fin y al cabo.

iTV: “Miren lo que estamos probando”

Así anunciaba Steve Jobs el proyecto: con un sneak peek en un evento del 2006, sin lanzar nada ni dar demasiados datos, pero detallando cómo una caja gris conectada al televisor por HDMI era capaz de reproducir todos los contenidos de nuestro iTunes en la pantalla de nuestro televisor gracias a nuestra red inalámbrica.

Este primer modelo contaba con conector HDMI pero también con los cables de componente de vídeo y audio analógico, cubriendo los televisores más antiguos. Sus dimensiones eran más grandes, se parecía mucho más a un Mac mini, y usaba un mando a distancia de color blanco muy pequeño y simplificado del que todavía se conserva la misma distribución de botones.

AppleTV, primera generación

El iTV pasó a llamarse AppleTV cuando Steve Jobs dio todos sus detalles oficiales en la Macworld 2007, en el minuto 12:08 del vídeo que tenéis justo encima: reproducía contenido a 720p y tenía 40 GB de espacio en un disco duro interno, para almacenar contenido en vez de reproducirlo vía streaming local.

El primer AppleTV se configuraba enteramente desde iTunes, sincronizaba contenido como las últimas películas compradas de forma transparente y aceptaba contenido de hasta 5 ordenadores Mac o PCs con Windows. Su precio es lo que hizo que nadie le hiciera demasiado caso: costaba 299 dólares. Incluso para la época, algo caro para un reproductor multimedia de salón.

Además, este anuncio quedó irremediablemente eclipsado por lo que Steve Jobs presentaría justo después: el primer iPhone. Con todo, el AppleTV de primera generación pasó como una propuesta bastante desapercibida.

Esta generación tuvo un “Take 2”, que hizo que el AppleTV se rebajara ligeramente de precio y eliminara la necesidad de un ordenador para poder funcionar. Era un apaño lanzado a mediados del 2008, con una interfaz nueva, que serviría para insuflar algo de vida al reproductor antes de que se renovase más.

AppleTV, segunda generación

Tuvimos que esperar hasta el 2010 para que Steve Jobs volviera a decir algo sobre el AppleTV. En el evento musical de septiembre de ese año, donde también se lanzó la fracasada red social Ping, el cofundador de Apple admitió sin tapujos que el primer AppleTV “*no fue un gran triunfo”. Así que lo remodeló por completo en su segunda generación.

Steve repasó lo que la gente quería: nada de ordenadores completos conectados al televisor, todo en HD, nada de almacenar contenido que añade complicaciones a la sincronización y todo eso en un aparato pequeño y silencioso. Dicho y hecho, el AppleTV de segunda generación era muchísimo más pequeño, no tenía disco, reproducía todo el contenido mediante streaming y no había que sincronizar.

Apple empezaba a entenderlo: la gente no quería sincronizar contenido a su televisor, quería ver películas con el mínimo esfuerzo posible

Se ahorraba muchos puertos, eliminando los componentes y dejando sólo el enchufe, un USB, el cable HDMI y un puerto ethernet. El mando pasaba a ser el que seguimos teniendo ahora: misma configuración de botones en una forma más alargada y metálica, más cómoda en la mano. Todo el contenido que reproducía el AppleTV se alquilaba sin necesidad de un Mac, aunque podías reproducir contenido del Mac mediante streaming.

Esta generación se llevó más aplausos con su nueva forma y con la novedad de poder alquilar episodios de series en alta definición por 0,99 dólares, algo que en España ya no se puede hacer. También introducía compatibilidad con las suscripciones de Netflix, un servicio que no necesita presentación. En cuanto a aspecto es el AppleTV que conocemos, y su nuevo precio de 99 dólares lo hizo mucho más atractivo.

AppleTV, tercera generación

Y finalmente tenemos el modelo actual del AppleTV, el de tercera generación, que Tim Cook presentó en marzo del 2012 (minuto 12:20 del vídeo superior). La interfaz que presentaron es la que seguimos teniendo, el aspecto es el mismo, la conectividad es la misma… lo único que cambiaron fueron las especificaciones internas para que pudiese reproducir vídeo a 1080p.

A medida que los dispositivos se han ido modernizando y las redes Wi-Fi se han ido haciendo más fiables, ha habido otro factor que prácticamente se ha convertido en el dominante de los AppleTV actuales: AirPlay. Gracias a AirPlay, cualquier persona que esté en casa puede emitir rápidamente vídeo o audio en un televisor con AppleTV. Para tardes de domingo con amigos en el sofá, esto es una bendición.

La cuarta generación: ¿qué nos traerá el futuro?

Apple Mando Concepto

Ahora mismo, si nos centramos en lo que hacen los reproductores, podemos concluir en que el AppleTV no puede mejorar demasiado más de lo que es ahora mismo. Cualquier nuevo servicio de streaming se puede añadir mediante software, como ha sido el caso de HBO Now. ¿Cómo puede Apple presentar una cuarta generación que llame la atención? Ya hay pistas de que llegará pronto, una rebaja del precio deja bastante claro que quieren deshacerse de las existencias presentes.

La idea es encontrarle nuevas utilidades, sin duda. Ya se ha hablado de lo que el AppleTV es capaz de hacer con HomeKit, convirtiéndose en la centralita de control de todos nuestros dispositivos. Mediante software, además, un AppleTV podría convertirse hasta en una consola de videojuegos con App Store incorporada.

Internamente también podríamos tener algo más de rendimiento con uno de los chips recientes integrados en el iPhone (quizás para reproducir contenido 4K, aunque quizás es demasiado pronto para ofrecer eso), lo que a su vez permitiría tener todas estas mejoras de las que hablamos. No sabemos lo que va a ocurrir con el AppleTV, pero estamos seguros de que esta cuarta generación será el mayor avance que este reproductor haya experimentado nunca. Crucemos dedos para que ese avance ocurra en la WWDC.










Vía: Applesfera 


Previous Nuevo Kit de plantillas para desarrolladores de aplicaciones especialmente para el Apple Watch
Next El primer tweet personal del presidente de EEUU, Barack Obama, ha sido desde un iPhone