Experiencia iOS vs Android: dos sistemas muy distintos para usuarios muy distintos


El problema es que son tantas las diferencias entre iOS y Android que es imposible enumerarlas todas así que voy a tratar de enfocarme en las más importantes.

Fluidez

iOS es muy fluido pero Android también es muy fluido.

Con el paso a iOS 7, Apple ha perdido inmediatez de respuesta y eso es justo lo contrario que le ha ocurrido a Android en sus últimas versiones. En fluidez están a la par, al menos en terminales de gama alta así que se terminó el mito de que Android “petardea” porque eso ya no ocurre en la actualidad.

Vale que en cuestión de optimización iOS no tiene rival y es que con “peor” hardware, es capaz de plantar cara a los últimos terminales de Android equipados con procesadores con más núcleos y frecuencia de trabajo. Esto lo he notado en muchas aplicaciones de Android y es que a pesar de que el iPhone 5 tiene un hardware de hace un año, es capaz de cargar muchas aplicaciones en menor tiempo que el LG G2 que tiene el nuevo Snapdragon 800.

Esto es una clara señal de que mientras que los sistemas operativos parecen estar optimizados (iOS 7 ya cuenta con versión de 64bits para el iPhone 5s), las aplicaciones no lo están tanto y al final el hardware queda desaprovechado. A pesar de todo esto, las diferencias son muy pequeñas y no creo que nadie se decante a favor o en contra de cualquiera de los dos sistemas por los tiempos de carga de las apps.

Personalización

Android es el sistema de la personalización y versatilidad. Mismamente, el centro de notificaciones de Android le da mil patadas al de iOS pero es que en el resto de apartados también nos encontramos con un gran abanico de opciones que permiten hacer de nuestro smartphone, un terminal más acorde a nuestro gusto o necesidades.

iOS es como Apple quiere y ya está. Las opciones de personalización son mínimas y limitadísimas para la época en la que estamos. Si nos es suficiente con lo que Apple ofrece, perfecto pero en Android las posibilidades son enormes. Hasta el más mínimo detalle se puede modificar y aunque muchas opciones puede que no las lleguemos a utilizar nunca, tampoco hace daño que estén ahí. Personalmente prefiero eso y poder utilizarlas en un futuro a directamente no disponer de dichas opciones.

Tienda de aplicaciones

En este apartado también tengo opiniones sesgadas. Mientras que prefiero la organización y estética de Google Play, me quedo con el catálogo de aplicaciones de la App Store.

Es curioso como una misma aplicación parece estar mucho mejor desarrollada para iOS que para Android. La interfaz suele estar más cuidada, son menos invasivas (sobre todo las gratuitas) y en rendimiento también suelen estar por debajo en comparación con su homónima en iOS. Está claro que hay otras que son un calco y las diferencias son inexistentes pero en mis pruebas he tenido esa sensación. Es como si las aplicaciones para Android fuesen un port de las de iOS.

Actualizaciones y personalizaciones

Nexus, esa es la palabra que pone fin a los dos grandes problemas que tiene Android en la actualidad: las actualizaciones y las personalizaciones de operadoras y compañías.

Es una pena que haya tantos intermediarios para que un terminal Android pueda estar actualizado a la última versión existente. Eso en iOS no pasa, es más, hace poco conocimos la noticia de que iOS 7 ya está instalado en más del 72% de dispositivos. Si quieres asegurarte de tener siempre la última versión de Android, tienes que apostar por un dispositivo de la gama Nexus.

Batería

Este apartado lo incluyo porque muchos me habéis preguntado por él pero esto es algo que depende exclusivamente del terminal en cuestión. En el caso del LG G2, estamos hablando de un terminal de 5,2 pulgadas y eso lo hace grande, tan grande que permite insertar en su interior una batería de mayor capacidad que me ha llegado a sobrepasar las 48 horas de autonomía sin problemas.

Esta duración es impensable en el iPhone pero si algún día Apple se decide a incrementar el tamaño de la pantalla, podrá acoplar una batería de mayor capacidad y, por lo tanto, la autonomía del smartphone mejorará.

Conclusiones

Una vez que he abordado los temas principales muy por encima, resumo la prueba en que ni iOS es tan bueno ni Android es tan malo, es más, creo que son sistemas operativos ideados para usuarios muy distintos.

Mientras que iOS es muy sencillo de utilizar y tiene una simplicidad que ayuda a que su rendimiento y fluidez sea muy bueno incluso con el paso del tiempo, Android es mucho más personalizable pero creo que requiere de unos conocimientos más avanzados para evitar que la fluidez del sistema pueda verse perjudicada. Por contra, iOS puede pecar de ser demasiado simple si lo comparamos con Android. Todo depende de nuestras necesidades y de nuestro perfil de usuario.

Realmente hay un trasfondo mucho mayor y es complicado de resumir con palabras. Para ello lo mejor es poder repetir una experiencia como la que yo he hecho y así que cada uno saque sus propias conclusiones.

Yo personalmente me decanto por el iPhone porque iOS 7 creo que es una gran renovación pero he de reconocer que Android a día de hoy es muy buen sistema operativo.

Previous BBM estara disponible nueva vez en unas horas
Next BBM Disponible Ya para Descarga iOS y Android