Google ha hablado: “Google Glass puede causar dolor de cabeza, pero no es nuestra culpa”


Hay algunas cosas que son de cajón, pero no está de más equipar a algunos dispositivos con un manual de instrucciones básico para evitar algunos tipos (y muy curiosos) de quejas. Si tenemos un smartphone y lo tiramos al agua, evidentemente es nuestra culpa si deja de funcionar (a menos que hablamos de un Xperia Z o similar), ¿no? Pues parece ser que los usuarios de Google Glass no pensaron en ello, o puede que si, pero de todas formas las quejas han llegado. Google simplemente dijo que “sería una tontería llevar las Glass horas y horas”. Claro, para los ingenieros de Google si lo es, pero para un usuario que se gasta 1.500 $ en las gafas y no quiere hacer más que probarlas y explotarlas, no es tan “tontería” ese sobreuso.

Las Google Glass provocan dolor de cabeza, si te pasas usándolas

Delante de las críticas ha salido a la palestra el Dr. Eli Peli, optometrista de Google, afirmando que el uso de las Glass por primera vez no es muy diferente al de unas gafas normales: Si sigues mirando la pantalla de forma excesiva, al final acabarás en una fatiga visual. Y si usas el dispositivo horas y horas, de la misma forma que sucedería con un smartphone, tablet u ordenador, la fatiga visual acaba llegando también.

Sus palabras exactas fueron estas:

“Normalmente usamos una pierna u otra, pero si tratas de pararte en una sola pierna durante un tiempo sentirás tensión, ya que no la estás usando de la misma forma que la sueles usar. Si haces eso durante un minuto, estás aguantando la posición 60 veces más de lo normal”

De hecho uno de los primeros en quejarse fue Chris Barrett, de PRServe, el cual afirma que sufrió tales dolores de cabeza que dejó de usar las Glass casi por completo, limitando su uso a 30 minutos al día. Por lo visto informó a Google, pidiéndoles que consideraran poner advertencias sobre el uso de su revolucionario dispositivo, pero la compañía no le respondió específicamente sino que le recordó que el artilugio está diseñado para la “microínteracción”, algo que siempre habían considerado que era obvio.

“Como señalamos en nuestro Centro de Ayuda, las Glass están diseñadas para las microinteracciones, no para la mirada fija en la pantalla”

Barret afirma que ha excedido el uso de las Google Glass, pero aún así piensa que Google debería educar a sus usuarios en el uso del nuevo dispositivo, como una simple advertencia apelando al sentido común. La compañía de la gran G se ha sorprendido sobremanera con estas quejas, entre otros malos usos de las Glass, pero deberán tenerlas en cuenta si algún día su producto se vende en masa a millones de personas.

Previous Samsung presenta un nuevo Blu-ray perfecto para tu TV UHD
Next Dos hackers crean herramienta para burlar el bloqueo de iCloud