Grabar en 4K/UHD con el móvil, ¿muy pronto y muy limitado?


Las prestaciones de los smartphones, como cabe esperar, siguen mejorando generación tras generación. Dos de las características más llamativas de la última hornada de teléfonos son su capacidad de enfocar de forma selectiva y manipular la profundidad de campo con mucha flexibilidad cuando tomamos o procesamos nuestras fotografías, y, cómo no, la posibilidad de grabar vídeo en formato 4K/UHD (Ultra Alta Definición).

En principio, cualquier mejora que incremente las prestaciones de los dispositivos que utilizamos, y mejore su calidad o su versatilidad, es bienvenida. Sin embargo, todos sabemos que a veces estas innovaciones llegan antes de que el mercado esté preparado para asimilarlas. Precisamente, la escasez de contenidos en formato 4K/UHD y el elevado precio de los dispositivos preparados para manipularlos o reproducirlos coloca a estas tecnologías, actualmente, en una situación comprometida. Intentemos averiguar juntos si es realmente interesante que nuestro próximo smartphone pueda grabar vídeo 2160p.

¿4K o UHD?

La mayor parte de los fabricantes, y no solo de móviles, sino también de televisores, utiliza el término 4K con demasiada ligereza por razones de marketing. En realidad, casi todos estos productos son UHD, por lo que son compatibles con la grabación o reproducción de contenidos con una resolución de 3.840 x 2.160 puntos, y no de 4.096 x 2.160 puntos, que es la resolución especificada por la norma DCI 4K, propuesta a su vez por el organismo Digital Cinema Initiative. Es evidente que 4K y UHD (o 2160p, que es la denominación que preferimos nosotros), no son equivalentes.

650_1000_smartphone4k-2

Las diferencias entre ambos formatos, en cualquier caso, no acaban ahí. La relación de aspecto, como consecuencia de la diferente resolución que utilizan, también es distinta. 4K tiene una relación de 1.9:1, y UHD de 1.78:1. Por otra parte, la norma DCI 4K utiliza la compresión de vídeo JPEG2000, y, en teoría, es capaz de alcanzar una cadencia de 250 Mbps con vídeo de 12 bits 4:4:4. Sin embargo, aunque todavía no está del todo claro, es posible que cuando se popularicen los contenidos en formato UHD tengamos que conformarnos con vídeo codificado en 10 bits 4:2:2, debido, sobre todo, a las limitaciones impuestas por la especificación HDMI 2.0.

Vídeo 2160p en el móvil

El objetivo de este post no es indagar en la necesidad o no de contar con dispositivos capaces de generar y reproducir contenidos en formato 4K o UHD. Sin embargo, dado que los smartphones ya se han involucrado en este terreno, es interesante que recordemos brevemente que nuestra percepción de la resolución depende del tamaño de la pantalla en la que miramos los contenidos, y también de la distancia de visionado. Es lógico. Esta es la razón por la que la mayor parte de los fabricantes de televisores no vende productos 4K/UHD por debajo de las 50 pulgadas. Es el tamaño mínimo exigible para que a la distancia de visionado habitual, que suele oscilar entre los 2 y los 5 metros, nuestros ojos comiencen a apreciar la diferencia de calidad que existe entre una tele Full HD y otra UHD o 4K (aunque yo me inclino por más pulgadas para que la mejora sea realmente evidente).

650_1000_smartphone4k-3

Aunque los fabricantes insisten en que sus móviles graban vídeo 4K, en realidad generan secuencias UHD o 2160p

Dicho esto, vayamos con nuestros smartphones. Actualmente ya podemos encontrar en el mercado varios teléfonos capaces de grabar vídeo UHD o 2160p (no 4K, aunque los fabricantes insistan en llamarlo así). ElGalaxy Note 3 y el Galaxy S5 de Samsung, el Liquid S2de Acer y el Xperia Z2 de Sony son solo algunos de ellos. Desafortunadamente, la mayor parte de estas firmas apenas nos ofrece información acerca de los detalles del vídeo UHD que podemos grabar con sus móviles más allá de indicarnos la resolución, que, como he mencionado antes, suele ser 3.840 x 2.160 puntos, y la cadencia de imágenes por segundo máxima, que no suele exceder los 30 FPS.

Nuestros compañeros de Xataka han tenido la ocasión de analizar a fondo las prestaciones de varios de los smartphones que nos ofrecen la posibilidad de grabar vídeo UHD, como el Galaxy Note 3 y elGalaxy S5, ambos de Samsung (el análisis del Xperia Z2 de Sony «está en camino»). Y todos ellos les han dejado un sabor de boca estupendo. La calidad del vídeo grabado a 2160p es mayor que la del Full HD, que es, obviamente, lo que cabe esperar. Su nivel de detalle es mayor (aunque en ocasiones las diferencias no son tan evidentes como esperábamos), y su colorido algo más rico. Sin embargo, no todo son ventajas.

Algunos inconvenientes importantes

La desventaja más evidente que conlleva grabar vídeo a una resolución de 2160p con un teléfono es que ocupa muchísimo. Literalmente, devora el espacio disponible. Para que os hagáis una idea aproximada, tan solo 10 segundos de vídeo ocupan unos 65 megabytes, por lo que la «glotonería» de este formato es asombrosa. Como sabéis, los smartphones no destacan por su capacidad de almacenamiento, por lo que es imprescindible que antes de comprar un teléfono capaz de grabar vídeo UHD nos cercioremos de que tiene una ranura para tarjetas micro-SD. De lo contrario, nos quedaremos sin espacio en un santiamén. Por suerte, si no recuerdo mal, los que han llegado al mercado por el momento la tienen.

Los vídeos en formato 2160p ocupan muchísimo, por lo que necesitaremos tarjetas micro-SD con mucha capacidad para no quedarnos sin espacio

Otro factor importante que debemos tener en cuenta es que procesar y editar este vídeo requiere, lógicamente,un esfuerzo de cálculo mayor que un vídeo 1080p, por lo que los teléfonos están, por el momento, bastante limitados en este apartado. Aun así, poco a poco esta carencia irá diluyéndose y podremos ir manejándolos de una forma algo más flexible a medida que los fabricantes de microprocesadores sigan mejorando sus diseños (el SoC Snapdragon 805 de Qualcomm proporciona un soporte 4K/UHD bastante completo) y la memoria RAM de los móviles se vaya incrementando.

650_1000_smartphone4k-4

Un apunte interesante. Los smartphones no son los únicos dispositivos de consumo con los que podemos grabar actualmente vídeo UHD. Ya han llegado también al mercado las primeras cámaras de vídeo y fotografía capaces de hacerlo. De hecho, nuestros compañeros de Xataka han analizado a fondo el rendimiento de la nueva Lumix GH4 de Panasonic en el apartado de la grabación de vídeo, una cámara sin espejo equipada con un sensor Micro Cuatro Tercios que no solo graba en formato UHD a una cadencia máxima de 30 FPS, sino también en auténtico 4K a 24p. Su óptica, lógicamente, es mejor que la de un smartphone, y su flexibilidad operativa también es mayor, por lo que es evidente que con esta cámara podemos tomar vídeos 4K/UHD de mayor calidad que con un teléfono. Eso sí, es bastante más cara (cuesta unos 1.500 euros).

¿Demasiado pronto para las 4K/UHD?

Esta es la pregunta del millón. En mi modesta opinión, sí. Es demasiado pronto para que realmente podamos sacar partido a la grabación de vídeo 2160p con nuestros teléfonos. Y lo es por una razón evidente: las televisiones y los proyectores 4K/UHD aún no son populares. A pesar de que estoy rodeado de friquis de la tecnología (yo mismo soy uno de ellos), aún no tengo ningún familiar ni amigo que tenga una tele UHD. Ninguno de ellos se ha hecho todavía con una por dos razones: aunque han bajado mucho de precio, siguen siendo muy caras, y, además, apenas podemos conseguir contenidos más allá de los que nosotros mismos grabemos con nuestro propio smartphone, si es que hemos decidido hacernos con uno de los teléfonos que he mencionado antes.

Por supuesto, un teléfono o cualquier otro dispositivo capaz de grabar vídeo UHD adquiere sentido si tenemos la posibilidad de disfrutarlo después en una tele o un proyector con esa misma resolución nativa. Si tenemos una tele o un monitor Full HD, el vídeo será comprimido y buena parte de las mejoras de la calidad de imagen que nos ofrece se esfumarán. Por esta razón, me parece estupendo que los nuevos teléfonos ya nos ofrezcan esta opción, pero los usuarios debemos plantearnos si vamos a poder sacarle o no realmente partido. La mayor parte de nosotros, actualmente, no podremos hacerlo, pero es muy probable que a medio plazo la situación cambie. Pero esto no sucederá hasta que las teles UHD bajen de precio y se popularicen.

Via: xatakamovil

Previous Apple necesita un iPhone 6 de 5″ pulgadas, el tamaño dominante del mercado
Next ¿Cuál es la diferencia entre Swarm y Foursquare? Te explicamos