Microsoft presenta la “Xbox One X”: la consola más potente de la historia


Microsoft ha subido a escena para ponerle fin a un sinnúmero de rumores, reportes y hasta especulaciones con Project Scorpio. No era para menos y no nos han hecho esperar mucho más, bajo el nombre de Xbox One X, la empresa de Redmond nos presenta la consola más potente y poderosa jamás creada.

La gran apuesta de Microsoft con su Xbox One X es soporte a 4K nativo y 60 fps (frames por segundo). La nueva consola llegará al mercado el próximo 7 de noviembre y no lo hará sola ya que contará con compatibilidad para todo el catálogo de Xbox One, incluyendo los juegos retrocompatibles y, según añadieron, con tecnología que hará que estos se vean aún mucho mejor en la One X. Por si fuera poco, también anunciaron que abrirán la retrocompatibilidad con muchos de los juegos del Xbox original, incluyendo Crimson Skies.

La nueva consola llegará con una potencia gráfica de 6 teraflops, mucho más que los 4.2 teraflops de su competidor principal el PS4 Pro. Para esto, Microsoft ha utilizado el motor gráfico custom Scorpio, el cual corre a unos 1172MHz. En comparativa, el actual Xbox One S corre a 853MHz y el PlayStation 4 Pro de Sony a unos 911MHz.

El nuevo integrante de la familia Xbox es una muestra de potencia: 6 teraflops de potencia de procesamiento de gráficos para un rendimiento de juego sin precedentes (lo mismo que una Nvidia GTX 1070 y lejos de los 4 TFLOPs de la PS4 Pro); procesador de 8 núcleos x86 (2,3 GHz),  un ancho de banda de la memoria a 326 GB por segundo, para no perderse ninguna trama; 12 GB de memoria GDDR5; para un ancho de banda total de 326 GB/s, la ambición para los juegos en 4K, con una memoria intermedia de trama a 2160p; audio 3D Dolby Atmos; y un disco duro principal de 1 TB streaming y grabación de clips de juego con resolución 4K a 60ftp por segundo.

Microsoft ha comentado en el pasado que los juegos a 1080p serán capaces de correr a 4K nativo en Xbox One X y que muchos de los juegos del Xbox One y 360 se verán aún mejor en la nueva consola.

Sobre su diseño, como podemos observar, sigue la línea establecida por el Xbox One S, aunque su tamaño luce aún más contenido. Según explican, es la consola “Xbox más pequeña”. En su parte trasera se muestra la entrada HDMI y el de corriente, aunque no lleva entrada para Kinect.

Entre los primeros títulos que se presentaron haciendo gala de la potencia del Xbox One X se encuentra Forza Motorsport 7, con un demo corriendo a 4K y 60 fps y Assassins Creed: Origins.  El Xbox One X costara US$499.

Previous Qualcomm presenta tecnología Quick Charge 4+ para una carga aún más rápida y más segura
Next Microsoft E3 2017: Assassin’s Creed Origins, Forza Motorsport 7 y todos los juegos presentados [Videos]