Nokia y Android una fusion que pudo haber sido realidad


La compra de la mayor parte de los activos de Nokia por parte de Microsoft no sorprendió absolutamente a nadie. Era la consecuencia lógica de las decisiones que tomó su CEO Steve Elop (ahora candidato a CEO de Microsoft), empezando por el cambio de Symbian por Windows Phone, pasando por las relaciones cada vez mas cercanas que tenían ambas compañías. Sin embargo, la historia podría haber tomado un camino bien distinto si algunos proyectos hubiesen visto la luz.

Y es que ahora se ha descubierto que, antes de la compra, Nokia estaba experimentando con smartphones Lumia con sistema operativo Android. Esto es algo que muchos usuarios y aficionados de la marca llevan pidiendo durante mucho tiempo. Pese a sus avances a lo largo de los años, muchos aún ven a Windows Phone como un sistema operativo de segunda y la razón principal por la que no comprarse un Lumia, y era común leer en las redes sociales a usuarios suspirando por un Nokia con Android.

Estos suspiros estuvieron a punto de ser respondidos, todo porque Nokia sentía que Windows Phone no era una buena alternativa para la gama baja. Hay que tener en cuenta que gran parte del éxito de la compañía finlandesa vino de teléfonos de bajo coste, y por eso querían repetir la jugada con uno o varios dispositivos con Android que complementasen la gama. Pero ahí no se quedaban los experimentos. Nokia llegó a instalar Android en varios dispositivos Lumia, anticipándose a una posible caída de Windows Phone. No se puede decir que fuese la opción número uno, sino una salvaguarda por si ocurriese lo peor.

Todo esto mandaba escalofríos por toda la columna vertebral de Microsoft, por supuesto. Al fin y al cabo, los dispositivos Nokia suponen el 80% de las ventas de Windows Phone. Si se hubiesen pasado a Android, Windows Phone habría estado sentenciado de muerte. Por eso Microsoft también contaba con una salvaguarda, en forma de Surface Phone, que al igual que la tablet sería la solución “oficial” de Windows Phone en un intento de mostrar al resto de fabricantes que es posible triunfar con su sistema.

Pero estos “podría” se terminaron cuando se formalizó la venta de la sección de smartphones de Nokia a Microsoft. Ahora queda por ver qué hará la compañía de Redmond con estos activos para hacer de Windows Phone una plataforma atractiva para el usuario y el fabricante.

Previous Rdio incluirá publicidad para ofrecer una versión gratuita de su servicio
Next El nuevo diseño de iCloud.com ya está disponible para todos