Reino Unido aprueba ley que busca obligar a Apple a ofrecer acceso a móviles de usuarios


Edward Snowden, el analista de la CIA que destapó el escándalo de las escuchas indiscriminadas a ciudadanos estadounidenses, fue el encargado de abrirnos los ojos. La tecnología es una herramienta y como tal puede utilizarse para muchas cosas buenas. Pero también para otras malas, no sólo por parte de criminales.

Desde entonces, hemos empezado a darnos cuenta de que quienes juraron protegernos de los peligros que acechaban nuestra sociedad han decidido orientar sus esfuerzos en nosotros, la población civil. Con el creciente papel de los productos tecnológicos en nuestra vida cotidiana y la popularización de los sistemas de cifrado para consumidores, las compañías tecnológicas están cada vez más en el punto de mira de los gobiernos de todo el mundo. 

El último en sumarse a obligar a esas compañías es Reino Unido. En una ley aprobada el miércoles pasado, quieren obligar a Apple y el resto del sector a proporcionar a las autoridades acceso a los dispositivos de sus usuarios cuando así lo soliciten. Diferentes excusas, mismos fines.

El camino hasta la reformada Investigatory Powers Bill
  

Esta ley quiere asegurar que esta vez se supervisarán correctamente las escuchas, dando a entender que las anteriores eran indiscriminadas

La Investigatory Powers Bill no es más que el resultado político de meses de esfuerzos. Tanto el ejecutivo británico como las fuerzas de investigación están alineadas en la importancia del espionaje de dispositivos electrónicos: El gobierno es claro en que necesitamos encontrar una manera de trabajar con la industria según se desarrolla la tecnología para asegurar que, con la supervisión adecuada y un marco legal robusto, las agencias de policía e inteligencia sean capaces de acceder al contenido de las comunicaciones de los terroristas y criminales para resolver investigaciones policiales y prevenir actos criminales – Portavoz del Ministerio de Interior británico.

Apple está en el punto de mira por el cifrado de sus dispositivos

Las palabras del Ministerio de Interior británico están muy calculadas. Quiere dar la impresión de que las escuchas que efectuaba su gobierno junto con la NSA antes del escándalo Snowden eran por culpa de una mala supervisión. Pero quieren hacer ver que las cosas ahora serían diferentes poniendo a “supervisores”. Se trata del mismo gobierno que quiere guardar el historial web de sus ciudadanos durante todo un año. [El cifrado de las comunicaciones] era una parte de su estrategia. Diseñan sus productos siendo plenamente conscientes de que no serán capaces de ayudarnos por la forma en que los han diseñado – Mark Rowley, sub-comisario de la policía de Londres.

Rowley no menciona directamente a Apple, pero es una clara alusión al cifrado de los dispositivos móviles de la compañía desde iOS 8. Un punto que incluso el propio Snowden ha llegado a alabar. Con este cifrado, ni siquiera Apple puede acceder a los dispositivos de sus usuarios, puesto que no conoce la clave para ello.

Y es que Apple ha acabado en la mira de las agencias de medio mundo, debido a que con su tecnología ha popularizado el cifrado entre la población. Algo que antes estaba reservado a gobiernos y grandes corporaciones.

El engaño de la puerta trasera
  

Ninguno de nosotros debería aceptar que el gobierno, una compañía o cualquier entidad tenga acceso a toda nuestra información privada. Es un derecho humano básico. Todos tenemos derecho a la privacidad. No deberíamos cederla. No deberíamos entregarla a los que infunden miedo o a los que simplemente no entienden los detalles – Tim Cook, en una entrevista a The Telegraph.

Cook fue mucho más allá en esa entrevista para decir que “el miedo al terrorismo no debería llevar a la gente a ceder su privacidad”. Durante la conferencia WSJDLive del Wall Street Journal, el director de la NSA Michael Rogers afirmó:
Un cifrado fuerte se encuentra entre los mejores intereses de nuestra nación [con la condición de que no sea impenetrable para ellos].

El verano pasado, el New York Times publicó un editorial firmado por el fiscal del distrito Cyrus Vance Jr, el comisario de Londres Adrian Leppard, el fiscal jefe de Paris François Molins y nuestro propio Fiscal Jefe de la Audiencia Nacional de España Javier Zaragoza. En él se responsabilizaba a Apple y a Google de que un asesinato no fuera resuelto debido al cifrado de dos dispositivos encontrados en la escena del crimen (un Samsung Galaxy S6 Edge y un iPhone 6), algo que, simplemente, no puede demostrarse.
  

Los autores afirman que Apple y Google entorpecen a la justicia con sus cifrados

Una situación similar la planteó el editor del WSJ durante la conferencia, argumentando si el 11S podría haberse evitado si el FBI hubiera tenido acceso a más información. A lo que Cook contestó:

Estás haciendo la asunción de que el único modo de tener seguridad es mediante una puerta trasera o similar. Yo no sería tan rápido haciendo ese juicio.

Esa es la solución que muchos gobiernos alrededor del mundo están proponiendo, una “puerta trasera” que les permita acceder a los dispositivos que quieran. Esta solución tiene también un doble filo porque:
No puedes tener una puerta trasera que sólo funcione para los “buenos”. Cualquier puerta trasera puede ser atravesada por los malos – Tim Cook.

En el momento que colocas esa puerta, existe la posibilidad de que sea encontrada por los “malos” y sea aprovechada también por ellos para sus propios fines delictivos. La solución radical de Apple a este tipo de problemas es muy sencilla: la clave que cifra nuestros dispositivos se queda dentro del terminal y nunca llega a Apple.

Si no tienes la clave, nadie puede obligarte a revelarla (o quitarte algo que no tienes). Ni buenos ni malos.

El efecto dominó en nuestras comunicaciones
  

Hay mucho más que la privacidad en juego

Hay otras consideraciones a tener en cuenta. Una de ellas es el efecto dominó de permitir acceso a las comunicaciones de los usuarios de Apple (o cualquier otra compañía) a un determinado gobierno. Imaginemos que por alguna razón, Apple cede ante las presiones del gobierno estadounidense. ¿Qué harían el resto de gobiernos? Llamar a la misma puerta, utilizando los mismos argumentos.

En el momento en que la compañía de California diera permiso a uno, no tendría ninguna razón para negarse al resto de estados. Se estaría abriendo la puerta a todo tipo de abusos de países menos democráticos o autoritarios, dándoles herramientas para espiar y controlar a sus ciudadanos.

Poco a poco, el público está empezando a reconocer la importancia de los datos que comparte y de su propia privacidad. Los usuarios de iOS podemos estar un poco más seguros gracias al cifrado de nuestros dispositivos, tanto para protegernos de los malos como de los buenos.

Vía: Applesfera 

Previous Google planea diseñar sus propios chips, algo "similar" a lo que hace Apple
Next Samsung dejara la carrera de los megapíxeles con el nuevo Galaxy S7 tendra sólo 12 MP